Cachorro de Caniche

El viaje desde el criadero hasta la nueva casa crea mucho estrés para los cachorros de caniche, ya que nunca ha viajado en automóvil y no conoce a las personas que lo acompañan. Idealmente, alguien debería llevarlo en brazos con la manta empapada en el olor de “su cama” sobre tus rodillas.

Los cachorros de caniche generalmente se comportan bastante bien, pero si comienza a gemir, no lo exageraremos. ¡Diremos que no! y lo acariciaremos tan pronto como se calme.

Hacer lo contrario (acariciarlo cuando llora) sólo serviría para convertir al cachorro de caniche en llorón, porque el cachorro se da cuenta de que emitiendo sonidos obtiene caricias, y se comportará así toda la vida.

Algunos cachorros de poodle se marean (respiran con dificultad y babean). En este caso nos detendremos. Si el cachorro nunca ha llevado una correa, no se la pondremos esta vez (con el ruido de los automóviles y camiones) porque el cachorro podría asociarlo con esta experiencia desagradable que sería un problema en su futuro adiestramiento.

Si vamos a buscar al cachorro solos, debemos llevar una jaula de viaje. Está completamente prohibido dejarlo suelto en el habitáculo (sería peligroso para el animal y para el conductor).

Tampoco es aconsejable llevar al caniche en la parte trasera del coche, aunque el automóvil tenga un panel divisorio. El cachorro se golpearía de izquierda a derecha y se asustaría.

Una mala experiencia en el primer viaje puede hacer que el cachorro de caniche se sienta incómodo en coche toda la vida. Y al contrario, una primera experiencia tranquila servirá para que se acostumbre rápidamente al coche (al cachorro generalmente le encanta ir en coche).

También te puede interesar: El caniche Gigante

Cachorros de Caniche. La Llegada a Casa

Cuando el cachorro entre en casa deberá encontrar un rincón preparado para él, con su cama, dos comederos de acero y algún juguete, como un hueso de piel o de nailon para roer.

Son adecuadas para los cachorros de caniche de talla pequeña todas las camas blandas: la cerrada, que da al caniche bebé la sensación de estar en una madriguera, la abierta o la simple alfombrilla.

La cama clásica es más adecuada para los bebés caniches de talla mediana y grande.

El hueso debe ser pequeño, pero no sirve de nada que sea blando. Pronto descubriremos que los dientes del caniche pequeño no son dientes “de perrito”.

Los juguetes serán preferiblemente de goma dura y de dimensiones no demasiado pequeñas, porque podría tragársela.

Sobre todo no lo cojamos precipitadamente en brazos cada vez que llore, porque se convertiría en un hábito difícil de corregir.

La forma correcta de levantarlo es con ambas manos por debajo del tórax. Nunca lo levantaremos agarrándolo por las patas delanteras porque podríamos causarle lesiones en los codos.

Cachorros de Caniche. La Primera Comida

Después de haber explorado por primera vez la nueva casa, ofreceremos al cachorro de caniche una comida ligera.

Un cambio brusco de alimentación, unido al estrés del viaje y a la adaptación al nuevo lugar, podría repercutir en el intestino del caniche bebé.

Más vale hacerle esperar una hora e ir a comprar el alimento, que darle cualquier cosa para que se le pase el hambre.

perrito cachorro de caniche blanco
Cachorro de caniche blanco.

Los Cachorros de Caniche. La Primera Noche

No hay que censurar al propietario de permitir dormir en su cama a la cría de caniche, especialmente si es de talla pequeña.

El propietario ha de poder hacerlo bajar de la cama cuando lo crea oportuno, para que vuelva a su puesto, con lo cual obliga al animal a ser autosuficiente.

En caso contrario podría instaurarse un problema de ansiedad de separación, que se manifiesta cuando el animal se queda solo o cuando no se le permite “apropiarse” de la cama.

    • El cachorro puede dormir en nuestra habitación, para que no se sienta solo, pero con su cama bien cerrada. 

    • Ofreceremos al cachorro de caniche una manta impregnada con el olor de su antigua cama.

    • Para simular los latidos del corazón de la madre colocaremos un despertador envuelto en un trapo suave.

    • Supliremos el calor y la seguridad que le proporcionaban sus hermanos con un “amigo de peluche” cálido y suave.

Las Primeras Normas De Educación en los Cachorros de Caniche

Las dos primeras órdenes que ha de conocer el caniche son ¡no! y ¡esto nunca!.

Un aspecto muy importante en la educación del cachorro es enseñarle desde el primer momento que se come a unas horas determinadas, y que es inútil pedir comida en otros momentos del día.

Si no podemos resistir a su mirada implorante, tendremos que buscar una vía intermedia entre el deseo de complacerle y la salud del caniche pequeño. Podemos darle un bocado, pero que no provenga de nuestra mesa.

Una solución es tener a mano algunas galletas para caniches bebés, no obstante, que estas galletas representan un aporte calórico.

Tumbarse boca arriba, para el cahcorro de caniche, es un signo de rendición. Significa “de acuerdo, tienes razón, te pido disculpas”.

Cuando un caniche bebé lo hace, el dueño tiene que desistir inmediatamente de cualquier acción punitiva, ya que proseguir significaría un gesto de violencia psicológica incomprensible.

Otros gestos de sumisión y rendición son: dar la pata, tocar el rostro del dueño con el morro, dejar escapar algunas gotas de pipí.

cachorro de caniche toy rojo
Cachorro de caniche toy marrón.

NORMAS DE HIGIENE PARA LOS CANICHE CAHORRO

Después de cada comida o de haber dormido es muy probable que el cachorro quiera liberar los intestinos. Intentaremos que lo haga sobre un papel de periódico.

Si evacua sobre el periódico, lo felicitaremos efusivamente. Únicamente durante los primeros días, si lo hace en algún otro lugar fingiremos ignorarlo por completo.

A partir del segundo día de convivencia, cuando el cachorro se haya sobrepuesto al cambio de casa, se le deberán enseñar las normas higiénicas.

Si se defeca en un lugar incorrecto lo reñiremos con un ¡no! severo, si lo pillamos en el momento de hacerlo.

Si nos damos cuenta del daño cuando ya está hecho, limpiaremos sin ser vistos y aplicaremos el neutralizador de olores.

El cachorro podrá salir tan pronto como se haya completado el programa de vacunas. Lo llevaremos a pasear después de haber comido y cada vez que se despierte, siempre en el mismo lugar.

Los excrementos del animal se recogen con un recogedor especial de “usar y tirar”.

Caniche Bebé. Primeras Experiencias con Collar y Correa

EL PETRAL:

Los cachorros de caniche deberían llevar siempre un collar y no petral.

En realidad, el petral tiene dos efectos negativos: por un lado enseña al caniche a tirar, y por otro lado le obliga a separar los codos.

Los únicos autorizados a llevar petral son los ancianos, por que así controlan mejor la correa y no tropiezan con ella.

EL COLLAR:

Para que se acostumbre rápidamente al collar haremos jugar al cachorro inmediatamente después de habérselo puesto.

El collar no debe apretarse hasta el punto de que moleste al caniche, pero tampoco se debe dejar demasiado flojo. Entre el collar y el cuello ha de haber una separación de un centímetro aproximadamente.

Cuando el cachorro se haya acostumbrado al collar, podremos dar el primer paseo. Con toda probabilidad, tendremos algún “conflicto” con el caniche, porque tendrá que acostumbrarse a la correa.

Llevar un juguete (o un trocito de comida) y mostrarlo al caniche es una gran ayuda, porque el cachorro intentará cogerlo y se olvidará de la obligación que la correa representa.

Si el perro se niega a caminar, nunca debemos tirar de la correa: es inútil y perjudicial.

Durante los primeros paseos puede ocurrir que un objeto (o un ruido) asuste al cachorro. No lo obliguemos nunca a superar el obstáculo tirando de él:

    • La solución será tranquilizarlo hablándole con voz calmada.
    • Afrontar nosotros el obstáculo delante de él.
    • Hacerle entender con calma y paciencia que no hay nada que temer.

Las enseñanzas más simples deben ir acompañadas de momentos de juego.

A todos los caniches les encanta el contacto físico con el ser humano. Además de las caricias, un poco de pelea “cuerpo a cuerpo” con su dueño para él representa un premio agradable.

Sin embargo, habrá que controlar el juego porque el french poodle cachorro tiende a dominar. Si venciera él, podría creerse con derecho a hacerse el listo en otras ocasiones

Caniche toy
Perro caniche toy negro